Cómo deducir los gastos del coche siendo autónomo

por | 20 Nov 2020 | Asesoría PYB

¿Eres autónomo y tienes coche? En ese caso, debes saber que puedes deducir los gastos del coche. Claro que, Hacienda pone la lupa para ver que únicamente deduzcas la cantidad relacionada con tu actividad y no la parte del coche que empleas para ocio. Por tanto, vamos cómo deducir correctamente estos gastos para no tener problemas.

Deducir los gastos del coche

Para trabajar como autónomo, en muchas ocasiones hace falta el coche. En el caso de que sea un recurso de trabajo, puedes deducirte los gastos que te ocasione. Pero, ¿cómo deducir los gastos del coche en el IVA e IRPF sin tener problemas?

En primer lugar, es importante que sepas que solo puedes deducirlo si eres autónomo y necesitas este medio de transporte para hacer tu trabajo. Por lo que, si estás dado de alta como transportista o comercial, lo tendrás más fácil.

Pero, ¿y si no? En ese caso, te encontrarás con que es complejo o prácticamente imposible probar que solo usas el coche para fines comerciales y no para fines personales. Por lo que, si tienes un segundo vehículo, quizás puedas probar que es el otro coche el que empleas para ocio.

¿Qué dice Hacienda sobre la deducción del IVA de los gastos del vehículo? En el propio artículo 95.3.2 de Ley del Impuesto sobre Valor Añadido (IVA), se establece que se puede deducir la proporción del 50%. Es decir, la mitad de los gastos.

¿Se pueden deducir los gastos al 100%? Realmente, si utilizas tu coche para tu trabajo, podrías. Pero solo si lo haces con este tipo de vehículos:Deducir coche autónomo

  • Mixtos: para el transporte de mercancías.
  • Servicio de transporte: también los vehículos que transportan personas.
  • Materia de enseñanza: vehículos para enseñar a conductores o pilotos.
  • Pruebas: también los vehículos que utilizan los fabricantes para hacer pruebas, ensayos, etc.
  • Vigilancia: también se podrá deducir el 100% de los gastos los vehículos empleados en vigilancia.
  • Desplazamiento: en el caso de desplazamientos de representantes o agentes comerciales.

En el caso de taxistas y similares, si tienes un vehículo que utilizas para el transporte de materiales y rotulado con tu nombre comercial o tienes un vehículo para uso particular (sin ser de gama alta) y está catalogado como vehículo con alternativa industrial, sí podrás deducir el 100% de las cuotas de IVA de compra y mantenimiento.

¿Qué gastos se pueden deducir?

Ahora ya sabes quién, pero, ¿qué? Gastos de combustible, reparaciones, revisiones, parking, peajes, etc. Todo lo vinculado con el coche; adquisición y mantenimiento.

¿Qué necesito para poder deducirlo?

La factura que justifique el gasto y contabilizarla. En base a tu situación podrás deducir el 50 o el 100%.

Asimismo, es importante que todo esté en regla. Por ello, en la factura debe figurar el número, la fecha, el proveedor, el tipo de gasto y la cuota de IVA y de IRPF.

Como ves, existe “letra pequeña”. No te puedes deducir los gastos del vehículo demasiado alegremente, por eso debes incluir únicamente el gasto real del coche cuando lo usas a trabajar. Es decir, el tiempo que usas el vehículo para trabajar y el combustible gastado para ese viaje.

¿Te echamos una mano para contabilizar los gastos de tu vehículo? Asesoría Autónomos – 910.053.183

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies